¡No te quemes!

Prepara la piel para el verano.

Ya sabemos que el Sol es la fuente de vida de nuestro planeta y sus efectos son, en la mayoría de los casos, beneficiosos para la salud.

Sin embargo, en los últimos años se ha detectado un aumento de cáncer de piel entre las personas de raza blanca y se sabe que las radiaciones solares, además de ser causante de quemaduras, envejecimiento prematuro de la piel y desarrollo de cataratas oculares, ocasiona efectos cancerígenos sobre nuestra piel. Está comprobado que los rayos ultravioleta (UV) son los principales responsables de esta situación.

Especialmente los bebés y los niños más pequeños (menores de 3 años) son los más sensibles a los efectos nocivos de estas radiaciones.

 

¿Cuáles son los mejores métodos de protección solar?

 

  • Evitar la exposición prolongada al sol, sobre todo en las horas centrales (de 12h a 16h).
  • Buscar sombras en espacios abiertos.
  • Emplear gorros o sombreros, mejor si es con ala.
  • Utilizar ropas que cubran buena parte del cuerpo cuando se permanezca en zonas soleadas.
  • Llevar gafas de sol oscuras con filtro para rayos UV. Esto protege la delicada piel que rodea los ojos y previene además el desarrollo precoz de cataratas.
  • Usar lociones o cremas con filtro solar a poder ser resistentes al agua y al sudor con factor de protección 15 o superior.

 

Protege a tu bebé del sol.

 

En la actualidad se recomienda no aplicar crema solar a los bebés menores de seis meses, ya que a esta edad la piel es muy fina y sensible, y absorbe los productos químicos, por eso es fácil que cause alergia e irritación de la piel en las zonas de aplicación. Pero si lo has hecho por desconocimiento y no ha pasado nada, como ronchas, piel enrojecida, eso indica que la crema solar no le ha hecho ningún daño.

 

Los expertos recomiendan no exponer al sol directo a los bebés menores de seis meses, en el caso de que se vaya a efectuar, hacerlo siempre protegido con gorrito, gafas, camiseta y protección solar. Es importante que la protección solar esté formulada SIN parabenos, perfumes, emulsionantes PEG o conservantes, para reducir cualquier tipo de reacción alérgica. En www.mariamandarina.es vas a encontrar este tipo de productos.

En cualquier caso, como siempre, cuando probamos un producto dermatológico en la delicada piel de nuestro bebé por primera vez, siempre se recomienda que primero se aplique una pequeña cantidad en una zona como el muslo o el brazo, y así podamos ver si el producto le hace algún tipo de reacción. Los niños, debido a su delicada piel, son uno de los grupos más sensibles a la sobreexposición solar, así como, a sus efectos nocivos.

 

Consejos para cuidar nuestra piel y prepararla para la exposición solar.

 

  1. Exfoliación: La exfoliación más completa incluye cuerpo y cara. En Mary Kay cuentan con exfoliantes para distintas partes del cuerpo y tipos de piel. La exfoliación nos va a retirar las células muertas lo que va a fortalecer la dermis, aportar elasticidad y suavidad a la piel y a la vez la hacer más resistente al sol, lo que favorece el bronceado.

 

  1. Hidratación: Después de la exfoliación hay que proteger la piel con una buena hidratación. Te recomiendo cremas de fácil aplicación y rápida absorción, como la hidratante Santin Body, pues en verano nos cambiamos más de ropa, más baños… y lo que queremos es estar listas rápido.

 

  1. Alimentación: Be-ta-ca-ro-te-nos. Los betacarotenos contribuyen a mejorar el aspecto de la piel y además potencian el bronceado. Algunos ejemplos son los alimentos de color anaranjado como la zanahoria, la calabaza y el albaricoque; las verduras de hoja verde como las espinacas y el brócoli, o el calabacín, los melones o los espárragos.

 

Para lucir una piel hidratada y repleta de salud no basta con aplicar una crema hidratante o reafirmante; beber mucha agua ayudará y mucho a complementar tu estilo de vida saludable.

 

¿Se puede tomar el sol embarazada?

 

Se puede tomar el sol, pero con mucha precaución. Los cambios hormonales que se producen en el embarazo pueden afectar a tu piel. Por eso es muy aconsejable protegerla aun más si cabe durante la gestación.

Te aconsejo no exponerte demasiado al sol, y utiliza protección solar alta (FPS 50). Protege la piel de la cara especialmente para evitar manchas:

Cloasma. Se trata de un oscurecimiento de la piel muy común en el embarazo, que afecta especialmente al rostro.

 

 

 

 

Para despedirme quería comentarte que mi línea solar es, sin duda, la línea solar de Mary Kay. Y te voy a contar mis rutinas para el verano.

Soy de piel muy blanca, me quemo con facilidad y no me pongo morena. Con estos tres pasos mi piel luce “morena”, hidratada y protegida.

  • Loción Autobronceadora: Mi primer paso antes de empezar a tomar el sol. Lo empiezo a utilizar con tiempo para que no me pille el verano con la blancura que me caracteriza. Ofrece a la piel la hidratación que necesita mientras realza sutilmente tu tono natural. Es apto para todo tipo y tono de piel y sirve tanto para el cuerpo como para el rostro.
  • Pantalla de protección solar FPS50: Para una protección avanzada contra las quemaduras solares y el envejecimiento prematuro de la piel. Adecuado para todo tipo de pieles y para toda la familia (a partir de los 6 meses). También para rostro y cuerpo.
  • Gel Reparador para después del Sol: Para después del Sol es un fresco y ligero gel azul que contiene extractos botánicos calmantes ricos en antioxidantes que ayudan a reponer la hidratación necesaria después de la exposición solar.

 

Con esta relación de productos para la protección solar protegemos la piel toda la familia durante todo el año. Lo fundamental es protegerse del Sol. No dudes visitar mi página de Mary Kay si estás interesada en estos u otros productos.

 

Cuídate mucho.

Nieves.

 

Fuente: En familia AEP, Ser padres, May Kay, Mi bebé y yo.

Fotos: Pixabay

 

 

Deja una respuesta