Lactancia Prolongada

«Lactancia prolongada» o amamantar durante más de dos años. 

El concepto de «lactancia prolongada» es un término difícil de definir. 

Hace un tiempo cuando alguien hablaba de «lactancia prolongada» lo decía refiriéndose a una lactancia que duraba más de lo normal, es decir, más de los 6 meses de lactancia exclusiva que se aconseja. Sin embargo, con el aumento de bebés tomando el pecho más allá de año, y conscientes de las recomendaciones de los máximos organismos de la salud que dicen que lo ideal es que amamanten hasta los 2 años mínimo y que a partir de ahí sean madre y/o bebé quienes decidan cuando terminar. Por todo esto cuando alguien habla de «lactancia prolongada» se refiere a lactancias que duran más de 2 años.

¿Qué es la lactancia prolongada?

El concepto de lactancia prolongada se emplea de forma incorrecta. Según la RAE, «prolongar: Hacer que algo dure más tiempo de lo regular»

Antropológicamente, estudiando la evolución humana, el destete natural se producía entre los 2.5 y los 7 años de edad.

Obviamente, los seres humanos somos animales culturales y a partir del siglo XX con la industrialización y la aparición de la leche de fórmula ha influido negativamente en el inicio y mantenimiento de lactancia.  De hecho, en algunas sociedades amamantar al bebé se consideraba de baja clase por lo que se impulsó el uso de leche de fórmula como un signo de categorías social.

En la actualidad la lactancia ha disminuido tanto en número como en duración por la sociedad exigente en la que vivimos ante la incapacidad de compatibilizar lactancia y trabajo. Incluso por las presiones o comentarios negativos no solo del entorno, sino también de algunos profesionales sanitarios (yo los he recibido por ambas partes) basados en mitos y desinformación principalmente. 

Beneficios de la lactancia prolongada.

En la lactancia no hay una duración adecuada pero sí unas recomendaciones que se mantienen científicamente y que dicen que cuanto más tiempo se alargue la lactancia mayores serán los beneficios tanto para el bebé como para la madre.

Ventajas de la lactancia materna para el bebé mayor:

  • Beneficios inmunológicos: a través de la leche materna la madre transmite anticuerpos que refuerzan el sistema inmunológico, para luchar contra bacterias y virus.
  • Protección frente al cáncer: se ha evidenciado que los niños  amamantados se da menor incidencia algunos tipo de cáncer.
  • Menos enfermedades metabólicas: Los peques que toman pecho durante un largo período de tiempo tienen menos posibilidades de desarrollar obesidad,  infantil o diabetes.
  • Protege de la caries: el pH y las inmunoglobulinas que aportan la leche materna favorecen el correcto desarrollo bucodental.
  • Mejora el rendimiento escolar: Diversos estudios han relacionado la lactancia materna con cocientes intelectuales mayores. Las puntuaciones eran más altas cuanto más tiempo amamantaba.

Ventajas de lactancia materna para la madre: 

  • Protección frente al cáncer de mama y de ovario: un estudio realizado por la Universidad de Granada demostraba que el riesgo de desarrollar un cáncer de mama disminuía a medida que aumentaba la lactancia. Dar el pecho durante más de un año tiene una acción protectora contra los tumores malignos de ovario. En ambos casos parece que está relacionado con la disminución de estrógenos en el organismo materno durante la lactancia. 
  • Reduce el riesgo de diabetes: algunos estudios han evidenciado que disminuye el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 al dar de mamar durante más de seis meses. 
  • Protege de la osteoporosis: «con la lactancia materna se activan las hormonas que hacen que ingrese la calcitonina en los huesos. A veces, con la lactancia disminuyen un poco los niveles de calcio circulante, pero eso no significa que los depósitos a largo plazo se vean disminuidos», explica Javier Corrillero, matrón en Matrona Sur.
  • Ayuda a mantener el peso: fabricar leche materna es un verdadero quemagrasa. Para elaborar medio litro de leche el cuerpo consume 500 calorías.
  • Disminuye el riesgo de algunas enfermedades: Varios estudios han demostrado que la «lactancia prolongada» reduce el riesgo de padecer enfermedades como ictus o esclerosis múltiple entre otras enfermedades.

Libros que te pueden interesar:

Compra aquí
Compra aquí
Comprar aquí

Grupos de apoyo a la lactancia materna.

Los grupos de apoyo a la lactancia fueron el origen del actual movimiento de defensa de la lactancia materna y siguen constituyendo el principal sostén de las madres lactantes.

En 1956, siete mujeres descubrieron que charlando de su lactancia conseguían que fueran más fáciles y satisfactorias, por lo que crearon la primera red de madres de apoyo a la lactancia materna en Estados Unidos: La Liga de la Leche. En España todo comenzó en 1985 con la presentación de tres iniciativas, la Asociación Vía Láctea de Zaragoza, la Asociación Gala de Barcelona (ya no existe) y el primer grupo de apoyo a la lactancia de La Liga de la Leche en Bilbao.

La Asociación Vía Láctea fue la primera en crear una guía de Lactancia Materna, y lo hizo con el apoyo  del Departamento de Salud Pública de Aragón.

Por suerte, los grupos de apoyo a la lactancia se han ido incorporando poco a poco a nuestro sistema. Son grupos creados que tratan de resolver todas las dudas que puedan surgir durante el embarazo sobre lactancia materna, o durante la lactancia, para ayudarlas en todo lo posible. Suelen realizar reuniones periódicas para que acudan las mamás con sus bebés, o en proceso de gestación. En estas reuniones las madres comparten sus experiencias.  

Si tienes dudas, si no sabes como actuar durante la lactancia, lo mejor que puedes hacer es buscar un grupo de apoyo a la lactancia en tu ciudad o cerca. Para localizar grupos de apoyo a la lactancia materna aquí puedes buscar por provincias y comunidades autónomas. 

Un abrazo fuerte, Nieves.

Te puede interesar: 

Ejercicios Posparto ¿Cuándo empezar?
Besar a los bebés en la boca
Modo Teta
Cuidadeos del recién nacido

Deja una respuesta