Cuidado de la piel en el embarazo

Canva

La piel es nuestra tarjeta de visita. Durante el embarazo se producen muchas transformaciones en el organismo de la mujer. Los cambios en la piel y el cabello y la aparición de diversos problemas dermatológicos son un gran ejemplo de cómo el embarazo afecta al organismo femenino por dentro y por fuera.

La piel de la embarazada

Los cambios hormonales, sobre todo en el primer trimestre de gestación, pueden producir cambios en la piel. Aparecen varices, estrías, manchas, etc.

Higiene de la piel.

Utiliza jabones cremosos y neutros. Los baños calientes no son recomendables. Es preferible una ducha.

Manchas y Cloasma.

Durante la segunda mitad del embarazo gran cantidad de mujeres desarrollan manchas de tono marrón en la cara. Es lo que se conoce como «hiperpigmentación» de la piel. Estas manchas se llaman cloasma o máscara del embarazo. Esta es una condición hereditaria y hormonal, pero el sol es el principal factor en provocarlas.

Las áreas más propensas son aquellas que están expuestas a la luz solar directa como mejillas, frente, nariz y barbilla. Lo mejor es prevenirlas con protección solar sin alcohol. Y si ya te han salido, evita tomar el sol y utiliza protección solar con fps 50+. Generalmente las manchas mejoran, y en la mayoría de los casos desaparecen tras el parto.

A lo largo del embarazo observarás también como se oscurecen otras zonas de tu cuerpo. Las partes más afectadas son la areola y la línea de alba, que es la que se encuentra en la parte baja del abdomen.

Estrías.

Las estrías son la consecuencia de lesiones que se producen en la parte más profunda de la piel, cuando las fibras de colágeno y elastina se rompen. La mayoría de las mujeres las desarrollan y aparecen con frecuencia en vientre, senos, caderas y muslos. Tienden a aparecer al final del embarazo y son irreversibles por lo que es muy importantes prevenirlas. Para ello se aconseja:

  • Hidratar la piel. Cuanto más elástica esté menos probabilidades hay de desarrollar estrías (dos veces al día).
  • Beber mucha agua.
  • Aumentar de peso de forma controlada.

Celulitis o piel de naranja.

La celulitis es la acumulación de grasa en diversas zonas del cuerpo sobre todo en los muslos, glúteos y piernas. Para prevenirla se recomienda:

  • Cuidar la dieta y no engordar más de 15 kilos durante la gestación (excepto si es un embarazo múltiple).
  • Masajea tus piernas para activar la circulación.
  • Camina, al menos, media hora al día.
  • No es recomendable estar mucho tiempo de pie o sentada. Activa la circulación moviendo las piernas.
  • Favorece la circulación terminando la ducha con un chorro de agua fría.
  • Evita la ropa ajustada.
  • No se recomienda usar cremas anticelulíticas.

Vello corporal.

Algunas mujeres desarrollan vello corporal durante el embarazo debido al cambio hormonal. En la mayoría de los casos desaparece unos meses después que nazca el bebé.

Picores y ronchas.

El estiramiento de la piel produce, a veces, picor en la tripa y en los senos.

Un pequeñísimo porcentaje de mujeres gestantes sufre picor en el abdomen y como consecuencia la aparición de ronchas y manchas en la tripa al final del embarazo. No te asustes, no son perjudiciales para ti ni para tu bebé. El médico te recetará una crema y esta afección desaparecerá al dar a luz.

¿Puedo tomar el sol estando embarazada?

Pixabay

Esta es una de las preguntas que más se hace una embarazada en verano.

Si estás embarazada puedes tomar el sol, pero con mucha precaución. Como ya sabes los cambios hormonales también tiene consecuencias en la piel.

Las precauciones que debes tomar son:

  • No te expongas demasiado tiempo al sol y evita las horas puntas del día, es decir, de las 11 a las 16 horas en verano.
  • Utiliza la protección adecuada, un factor por encima de 50. Aplica el protector antes de salir de casa y vuelve a aplicarlo cada 2 horas.
  • Complementa la protección con gafas de sol, sombreros, pareos.
  • Protege con productos específicos las zonas propensas a la aparición de estrías, ya que el sol puede ser aún más agresivo con las zonas más sensibles.
  • Después de tomar el sol es muy importante aplicar hidratante con Aloe Vera que calma la piel.

Teniendo en cuenta estas precauciones el sol no debe representar ningún peligro en tu embarazo. Al contrario, hay estudios que demuestran que tomar el sol favorece al estado de ánimo aumentando la producción de serotonina, la hormona del bienestar, y de vitamina D.

Comprar aquí
comprar aquí
Comprar aquí

Qué ingredientes debes evitar en el embarazo y cuáles no.

La cosmética puede ser muy útil en el embarazo para mantener la piel hidratada y flexible. Pero no todos los productos son adecuados ya que en algunos casos, por la piel podemos absorber sus ingredientes, que llegan al torrente sanguíneo y traspasar la placenta.  En otros, pueden ser irritantes para la piel de la embarazada que está más sensible.

Ingredientes que debes evitar.

  • Derivados de la vitamina A o retinoides: Este componente se usa para combatir los signos de la edad, la flacidez, la aparición de manchas y el acné. Se ha demostrado que puede producir malformaciones en el feto, tanto si se usa en formato crema o se toma en pastillas. Durante el embarazo se desaconseja utilizar cosméticos con ácido retinoico o retinol. Incluso si estás pensando en quedarte embarazada.
  • Ácido salicílico: Se encuentra en productos que ayudan a frenar la aparición del acné. Su uso está desaconsejado en el embarazo.
  • Peróxido de benzoilo: «Sigue siendo la molécula en crema más potente contra el acné« según los expertos. Sin embargo, aunque no se ha demostrado que sea segura en el embarazo se aconseja no utilizar.
  • Cafeína: La cafeína la encontramos en el café, té, chocolate y refrescos. Se utiliza principalmente en tratamientos reductores y anticelulíticos. se desaconseja por precaución en el embarazo ya que se utiliza en zonas extensas del cuerpo y en grandes cantidades. Con respecto a la ingesta de café, la Organización Mundial de la Salud desaconseja no tomar más de 300 miligramos al día durante la gestación (3-4 tazas) por que la cafeína atraviesa la placenta, aumenta la adrenalina placentaria y fetal disminuyendo el aporte nutricional al feto, lo que está relacionado con el bajo peso de los bebés al nacer, según diversos estudios.
  • Hidroquinona: La hidroquinona tiene poder despigmentante y en el período de gestación no debe utilizarse para evitar irritaciones de la ya sensibilizada piel de la embarazada y posibles daños en el feto.
  • Desodorantes con aluminio: El hidróxido de aluminio se usa en desodorantes por su poder antitranspirante. Especialistas recomiendan utilizar desodorantes respetuosos con la piel y buscar ingredientes que no dañen la piel de la embarazada.

Lo que sí puedes usar.

  • Vitamina C: Durante el embarazo se recomienda su uso por su capacidad de controlar la aparición de manchas. Especialistas recomiendan utilizar sérums con este activo por la mañana y después la protección solar. Estas mismas recomendaciones sirven durante el período de lactancia.
  • Fotoprotectores físicos: Durante el período de gestación se recomienda el fotoprotector físico (filtros minerales) por su baja absorción y alta eficacia. Utiliza un factor de protección alto (mayor de 30) a diario y renueva cada dos o tres horas.

Un abrazo fuerte, Nieves.

Deja una respuesta